Bachilleres 2020 pasarán a la historia por lo que no tuvieron


De una manera inédita y mucha  frustración, unos 2.497 bachilleres egresarán este año de 49 unidades educativas fiscales, particulares, de convenio y alternativas de Montero, luego que fueron beneficiados con la clausura del año escolar 2020 una vez que el Gobierno determinó, el 5 de julio, suspender las clases presenciales para evitar un contagio masivo de coronavirus en las aulas, pese a que el 19 de agosto el juez de la Sala Constitucional del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, Israel Campero Méndez, anuló la clausura del año escolar.

La medida dictaminada por el administrador de justicia, llevó al Ministerio de Educación a que los docentes de los establecimientos educativos del país, dicten clases complementarias y de nivelación vía virtual por medio de radios, canales de Tv y redes sociales.

De este total de egresados, 485 bachilleres lo harán con doble título -bachiller técnico y en humanidades (BTH)- de 13 unidades educativas plenas de Montero que llevan adelante la enseñanza técnica y pedagógica de acuerdo con el contexto de la Ley Avelino Siñani-Elizardo Pérez.

Al respecto, el director distrital de Educación de Montero, Cristóbal Herrera, indicó que por instructiva de la Dirección Departamental de Educación (DDE) se comunicó a los padres de familia para que hagan los trámites legales para que los estudiantes puedan recibir en el acto de graduación el diploma de bachiller de la gestión 2020 y así puedan ingresar a las universidades para continuar sus estudios superiores.

Sostuvo que los papás que tienen a sus hijos estudiando dentro del Subsistema de Educación Alternativa, también cumplieron en tramitar todos los requisitos que les permite a los directores centralizar las notas para que los bachilleres puedan recibir su título en el acto de graduación.

Sin embargo, la autoridad indicó que aún están a la espera de un reglamento de la DDE para conocer la modalidad del cierre de la gestión 2020, las fechas de las graduaciones y qué  calificaciones se pondrán en las libretas escolares, manifestó Herrera.

Esta situación ha ocasionado una desmotivación y frustración en los futuros bachilleres, porque debió ser un año de esfuerzo por mejores calificaciones, de alegría y camaradería aunque cada uno emprenderá un nuevo rumbo al final, pero resultó ser un año de tristeza para los alumnos del sexto de secundaria.

Para el presidente de la Junta Distrital de Padres de Familia, Benedicto Fuertes, el año escolar que finaliza dentro de dos meses, será incompleto en cuanto a la formación de los bachilleres que son los más perjudicados ya que deben afrontar el sistema de educación superior con debilidades.

A la estudiante Geraldine Pérez, le hubiese gustado compartir el último año con sus compañeros y profesores, para despedir 12 años de compartir las aulas.

Muchos papás y sus hijos trabajaron bastante para la fiesta de graduación, y ahora desconocen si las autoridades permitirán la realización de la celebración.

Los estudiantes y los profesores debieron aprender nuevas técnicas para poder llevar adelante el estudio