El 70% de equipos del Servicio Pediátrico ya están en el hospital de segundo nivel


Con sentimientos de pesar por dejar a su antigua infraestructura que los cobijó 52 años, y porque su director Clever Morón Guzmán fue uno de las 141 víctimas del coronavirus, un 70% del equipamiento y de los 90 profesionales del Servicio Pediátrico ‘René Balderas López’ se trasladan de manera gradual a la moderna construcción del hospital de 2do nivel de Montero donde tendrán todas las condiciones y capacidades resolutivas para brindar una atención de calidad a los infantes. El servicio que depende del hospital Alfonso Gumucio Reyes, es el primero en trasladarse, aunque un 30% de sus servicios como consulta externa e internación de infantes aún siguen atendiéndose en su antigua casona ubicada en la calle Ezequiel Saucedo y 24 de Septiembre.

El secretario de Salud de la Alcaldía, José Luis Nogales, indicó que no pueden suspender la atención pediátrica en las antiguas instalaciones, debido a que hay pacientes internados, y porque además, están subsanando las observaciones que hicieron en los nuevos ambientes donde funcionará el servicio de pediatría.

Indicó que una vez que la empresa enmiende las observaciones y hagan la recepción definitiva, “recién vamos a trasladar el servicio de laboratorio, la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), farmacia, rayos X, emergencia, internación en neonatología, salas comunes, gastroenterología escolar, estadística y consultas externas.

En ese marco, Nogales aclaró que en el nuevo nosocomio todavía no están atendiendo, debido a que solo han trasladado el equipamiento y mobiliario que después será reubicado en los nuevos ambientes donde funcionarán los servicios y áreas de atención, con el mismo personal de antes.
con mejores ambientes.

Con relación a las nuevas instalaciones, el pediatra subrayó que los 90 salubristas tendrán todas las condiciones y capacidades resolutivas, además, que habrá un mayor flujo de pacientes y se dará una oportuna atención a la niñez, como se lo había anhelado.

En ese sentido, Nogales especificó que en la antigua casona no tenía las condiciones debido a la precariedad en la que se encontraba la infraestructura. Por esa razón, el traslado a la moderna construcción era una sentida necesidad que tenía el personal.

En cuanto al personal que será traslado, el secretario de Salud garantizó que no habrá ningún recorte y que los 90 funcionarios trabajarán de manera normal en la atención de las patologías que afecta a los infantes como resfríos, gripes, diarreas, UCI, gastroenterología, sala escolar, y otras especialidades de pediatría.

HAY PESAR POR ABANDONO

Por su parte, la trabajadora social, Margoth Molina, con 15 años de trabajo en el Servicio Pediátrico indicó que el traslado se realiza con un pesar “debido a que estamos dejando la antigua infraestructura y porque el Dr. Clever Morón que estuvo 38 años al frente del servicio ya no está, pese a que anhelaba contar con un edificio moderno”.

A su vez, la endocrinóloga Roxana Peredo, señaló que el traslado es positivo debido a que tendrán mejores condiciones para prestar un buen servicio, “pero también nos sentimos tristes porque estamos dejando los ambientes que nos cobijaron muchos años de trabajo”. De su lado, la responsable de recursos humanos, Flora Soleto, con 43 años de trabajo, señaló que se siente triste al indicar que deja su segunda casa “y pareciera que estamos dejándolo solo al doctor Clever Morón”, dijo.

Tristeza. El personal no escondió su angustia al dejar sus antiguos ambientes