El padre Henry asume la parroquia

Luego de 20 años de labor evangelizadora y después de impulsar por cuarta vez la reconstrucción del templo Nuestra Señora de las Mercedes y San Ramón Nonato de Montero, los sacerdotes de la Congregación Franciscanos Conventuales Juan Kukla (Polonia) y Carlos Antonio Catalán (Guatemala), el día miércoles de la semana pasada se despidieron de los grupos parroquiales, catequistas, responsables de grupos, comités de apoyo, del personal administrativo y del Consejo Parroquial, para cumplir con otra misión en la parroquia de la Villa 1° de Mayo de la capital cruceña.


En su reemplazo llegó el padre Ronald Armijo que tendrá la función de custodio, el padre Claudio Peredo, fungirá como guardián y como párroco de la parroquia fue designado, Henry Cuéllar, que el 26 de noviembre de 2009 fue ordenado sacerdote por el presbítero de Cochabamba. Ambos sacerdotes bolivianos seguirán con las actividades que venían realizando sus antecesores como la conclusión de las obras de arte del templo y deben materializar la reconstrucción de la torre.