En solo horas, dos pacientes se suman a la lista de espera de una terapia intensiva


Hasta las 20:00 de este martes, en la sala Covid del hospital Alfonso Gumucio Reyes, de Montero, se tenía a tres de los 12 pacientes internados con urgencia de referirlos a una sala de terapia intensiva y, dos horas después, el número de afectados urgidos de ser ingresados a cuidados especializados subió a cinco.

El dato fue corroborado por Leticia Machuca, secretaria de Salud del municipio de Montero, que al final de la tarde había confirmado que se habían realizado todas las gestiones para que en la jornada de hoy, que se anuncia la reapertura del hospital de tercer nivel Óscar Urenda, esos tres pacientes hayan tenido prioridad para ser ingresados a la UTI.

«Me acaban de confirmar que los pacientes que necesitan de cuidados intensivos y quizás de equipos sofisticados para ayudarlos a respirar, ha subido a cinco», indicó Machuca a Diario Zona Norte, cerca de la medianoche, al ratificar que urge la habilitación del hospital de tercer nivel.

Si bien en el reporte de casos nuevos de coronavirus Covid-19 en el departamento, presentado anoche por el director del Sedes, Marcelo Ríos, esta autoridad dijo que se preveía que en los próximos días se abra la terapia intensiva del nuevo hospital montereño, por información del director del nosocomio, Roberto Soliz y de algunos de los galenos que trabajarán en este centro, se supo que la reapertura será hoy.

El hospital Óscar Urenda, reabriría sus puertas a los pacientes con los servicios de terapia intensiva, imagenología, farmacia, laboratorio, hospitalización y esterilización, con una capacidad de 12 camas en la UTI y 32 para internación, las mismas que estarán bajo responsabilidad de los 99 funcionarios contratados por 89 días y los 16 administrativos del nosocomio.

Soliz, indicó que si bien esta reapertura -que también se da en medio de una emergencia sanitaria y aún quedan pendientes para que el funcionamiento del hospital sea en un 100% de su capacidad-, será menos traumática que la primera vez.

«El personal que se desempeñará en el hospital está capacitado y conoce los equipos y el funcionamiento de los servicios, además que en esta ocasión tenemos un stock de medicamentos, insumos y EPP (Equipos de Protección Personal) suficientes para operar durante dos meses sin las complicaciones que enfrentamos en junio del año pasado, que nos faltaba mucho», sentenció el cardiólogo que dirige el hospital Óscar Urenda.

La sala Covid del Hospital Alfonso Gumucio Reyes, está colapsada