Los ejercicios y comer sano son la base para evitar la diabetes


Consideran que un 14,5% de prevalencia de diabetes que tiene Montero, es un problema de salud pública donde las autoridades deben trabajar con mayor ahínco para que las personas diabéticas puedan controlar sus niveles de azúcar en la sangre para evitar daños en los ojos, la insuficiencia renal, ataques de nervios, del corazón, los vasos sanguíneos y que otros sufran la amputación de algunas de sus extremidades.

La situación es más preocupante debido a que el Sistema Nacional de Información de Salud (SNIS) del Ministerio de Salud refiere que la prevalencia de la diabetes en Bolivia es de un 6,6%, lo que significa que más de 362.000 vivirían con la enfermedad crónica y estiman que más de 5.260 personas de 20 a 79 años de edad fallecen cada año en el país.

Bajo ese contexto en Montero promovieron ferias donde los profesionales de salud hicieron hincapié en que la población debe cambiar su régimen alimenticio para evitar contraer el mal y para reducir la alta prevalencia.

Las actividades fueron impulsadas por la Secretaría de Salud de la Alcaldía, la Red de Salud de Santistevan y los directores de los 11 centros de salud del 1er nivel que exhibieron alimentos saludables con el objetivo de que la gente se alimente sano y también para visibilizar el problema de salud pública que aqueja a una parte de las familias montereñas.

Asimismo, se organizaron caminatas, bailes de zumbas donde las personas diabéticas hicieron ejercicios, los salubristas interactuaron y dieron charlas de orientación y motivación, “toda vez que la enfermedad genera emociones de preocupación y angustia en los miembros de la familia”, expresó la directora del centro de salud San Martín de Porres de la zona oeste, Karenine Antelo.

AFECTAN MALES CRÓNICOS

En la jornada que se realizó el pasado viernes, los profesionales hicieron hincapié de que la diabetes le cambia radicalmente el estilo de vida social y económico de las personas que contraen el mal.

La coordinadora de la ONG Incade, Armida Núñez, recordó que cuando levantaron el diagnóstico del Plan Municipal de Salud (PMS 2016-2020), reflejó un conjunto de enfermedades crónicas de alto riesgo que afectaba a la población.

Citó como ejemplo, que el 90% de la población consumía comida chatarra causante de la diabetes, el 48% padecía de obesidad, el 20% tenía hipertensión arterial, 14,5% sufría de diabetes, 14% tenían problemas cardiovasculares que afectaban al corazón y el cáncer estaba en un pico de ascenso.

En esa línea, el alcalde Miguel Ángel Hurtado, destacó que en su corta gestión se propuso mejorar el sistema de salud con la finalidad de evitar que las familias no se enfermen de males terminales.

Muestra. El alcalde Miguel Ángel Hurtado recibe información sobre la diabetes