Mala suerte para Lovera


Volvió con muchas ganas, luego de la paralización de los entrenamientos por la cuarentena a raíz del Covid-19, lo demostró en cada entrenamiento, brindándose al máximo, el entrenador de Guabirá, Víctor Hugo ‘Copito’ Andrada, destacó esa entrega y desde que comenzó las sesiones de fútbol tenía en cuenta al volante de contención Jorge Lovera en el equipo titular.

Sin embargo, en una práctica de fútbol en espacio reducido Lovera fue a pelear un balón dividido, la rodilla derecha se metió hacia adentro, sintió un fuerte dolor y se vio obligado a abandonar la sesión; luego recibió el diagnóstico médico indicando que frió una distensión de ligamentos. 

Para confirmar que no se tratase de una lesión más grave (rotura de ligamentos) el volante de marca fue sometido a una resonancia magnética que indicó que se trata de un esguince de rodilla grado 2, que comprometieron los ligamentos cruzados.

“Voy a seguir haciéndome estudios, si se confirma el esguince en un mes y medio vuelvo a entrenar, pero si se trata de una rotura de ligamentos debo hacerme operar y mi recuperación demorará unos seis meses”, afirmó Lovera.

Para el entrenador ‘Copito’ Andrada la lesión de Lovera es una lástima porque venía bien tras el parate de las prácticas y se perfilaba a la titularidad.

Lovera, su familia y el cuerpo técnico de Guabirá, esperan que no se trate de una rotura, puesto que el jugador confía en volver a los entrenamientos y luego a la competencia oficial lo más pronto posible, puesto que lo que más ansiaba en la cuarentena por la pandemia por el nuevo coronavirus era el retorno por lo menos a las prácticas en Celina.