Mina hizo estallar una bomba

Las horas del atacante Kevin Josué Mina Quiñónez estarían contadas en Guabirá puesto que el ecuatoriano manifestó al presidente del club azucarero, Rafael Paz, sus intenciones de rescindir contrato para volver a su país.

Fue en la visita de Paz al primer plantel, tras la caída (0-5) ante Bahía, en Brasil, por la Copa Sudamericana, que Mina se acercó a su presidente para exteriorizarle su postura.

Un día después, el anterior viernes, se hizo público el interés que tendrían Oriente Petrolero y Blooming por contar en sus filas con el espigado delantero, de 193 metros de estatura, que lleva seis goles anotados con la roja; dos por el torneo de la División Profesional, uno por la Sudamericana y tres en pretemporada.

Cuando Mina entabló la corta charla con Paz el titular rojo le manifestó que había llegado recién y ya quería irse, pero ya en tono serio le dejó en claro que él no es de los dirigentes que perjudica a los jugadores y si busca su salida lo dejará partir.

El entrenador Víctor Hugo ‘Copito’ Andrada también afirmó que Mina le manifestó su intención de marcharse porque “había gente que quería pagar su rescisión para cambiar de camiseta”.

El atacante, en el reinicio de prácticas de ayer, tras la victoria de su equipo contra Real Santa Cruz (1-0), evitó referirse al tema y lo que dejó escapar es que hay interés de clubes grades de su país por sus servicios y le gusta la idea de volver.